Actuales tendencias del derecho penal: del garantismo al moderno derecho penal

 Actuales tendencias del derecho penal: del garantismo al moderno derecho penal Por Cristhian Gilberto Rodríguez  

SINTESIS

Básicamente en la presente lectura hablamos de lo que es el Derecho Penal Clásico o Modelo Garantista, las Nuevas Tendencias del Derecho Penal o “Moderno” Derecho Penal incluyendo allí al Derecho Penal del Enemigo, y la Expansión del Derecho Penal )con el derecho penal de dos velocidades), concluyendo con un excurso que se refiere al efecto Multiplicador de los Medios de Comunicación y su Repercusión en la Política-criminal Contemporánea.

En la actualidad hay diversas reflexiones en el derecho penal, que señalan la vaguedad en el concepto mismo del bien jurídico y la manipulación de la que puede ser utilizado éste. La esencias del Derecho penal deriva de la protección que el mismo legislador es quien se la otorga, es decir, el concepto normativo de bien jurídico penalmente protegido es una creación artificial propiamente dicho, que puede ser reelaborado, manipulado y pervertido en sus elementos esenciales.

Así vemos una discusión que existe respecto de que bienes jurídicos pueden o deben ser los penalmente protegidos, es de donde parte Rodriguez, en razón de que , es una de las tesis que se manejan como punto de partida respecto de los conceptos y formas de aparición del moderno derecho penal, entendiendo que éste se esta alejando del ideal del clásico derecho penal y así de sus ideas de certeza y subsidiariedad, ya que estas nuevas tendencias por un lado, para algunas es posible y factible la creación de nuevos intereses o bienes jurídicos (expansionismo o en algunos casos intensificación) y para otro sector de la dogmática sin embargo, ya no es necesaria la concepción propia del bien jurídico sino mas bien la vigencia de la norma, asegurando con esto la estabilidad de la misma.

 Así se hace énfasis en lo que sería lo que ocurre con el moderno derecho penal y su expansión, tomando sí al derecho penal del enemigo y al derecho penal de dos velocidades como expansión del derecho penal.

El Derecho Penal Clásico o Modelo Garantista tiene  sus orígenes en acontecimientos sociales tan importantes como la Revolución Francesa y al principio de legalidad (nullun crime, nullun pena sine preve lege) como uno de sus primeros pilares limitando el poder del Estado en su sentido más duro y estricto, en que este no pueda actuar ilimitadamente en perjuicio de sus gobernados.

 El garantismo se caracteriza por ser un derecho penal demasiado formal y con cierta rigidez en su actuar, es decir, autolimitado en su esencia. Su concepción clásica es que ciertamente es un modelo violento de represión, pero también un instrumento de garantía de la libertad ciudadana, y como tal es indispensable para asegurar la convivencia; lo que no quiere decir que sea autónomo, sino un eslabón de la cadena; como ultima ratio para la solución de los problemas sociales. Se señalan como pecado original del garantismo al inmovilismo y se ejemplifica en tres aspectos torales: 

1. El desprecio a todo lo que suponga abandonar sus principios.

2. El principio de intervención mínima como la principal base del garantismo.

3. La correcta interpretación de las leyes como directriz de la correcta aplicación de las leyes.  No asustan los planteamientos novedosos con el objetivo de seguir garantizando la convivencia o el bienestar social, al fin esos son ideales del derecho penal clásico, lo que verdaderamente preocupa es que ante la carrera por alcanzar dichas creaciones estructurales o “novedosas teorías” violentemos principios fundamentales o los reduzcamos a su mínima expresión, que legitimemos o autoricemos al Estado, para con el pretexto de garantizar la “seguridad ciudadana” pueda violar las garantías individuales de sus gobernados, eso si verdaderamente preocupa y es lo que a toda costa debemos tratar de impedir los que bajo los principios de un derecho penal clásico, nos empezamos a desarrollar académicamente. Lo que significa que el garantismo está para protegernos del poder punitivo del Estado, lo que justamente significa el freno de su poder. 

El moderno derecho penal en su esencia, en muchas ocasiones resulta ser mas penalizador que despenalizador, podríamos decir que se identifica por que en éste derecho penal, abundan los delitos de peligro abstracto, las normas penales en blanco, se tutela una extensa protección a bienes jurídicos de carácter colectivo. Los valores colectivos supeditan cualquier otro, situación que se traduce en un debilitamiento respecto de los principios y garantías rectores del derecho penal clásico, legitimado a su vez, en un criterio positivo de decisiones criminalizadoras. Este nuevo derecho penal muchas veces tan “manoseado” por intereses diversos a la misma particularidad del derecho penal clásico o garantista, -pero que sin duda este derecho penal, tiene una favorable aceptación social, sobre todo de los políticos y los medios de comunicación- que busca la prevalecencia del principio de intervención mínima o ultima ratio. Así el moderno derecho penal presenta un obstáculo para poder llevar a cabo un efectivo control de la actual problemática social, a la estrecha vinculación a los férreos principios del poder punitivo del Estado, desarrollado por la teoría clásica del derecho penal, precisamente como limite a una política criminal demasiado pragmática, que pretende solucionar los problemas utilizando el derecho penal, pero utilizándolo como prima y no como ultima ratio, intentando solucionar con derecho penal todo lo concerniente a los problemas del Estado, atando los efectos y no las causas. Aquí vemos a las diferentes políticas bajo distintos rótulo: “seguridad nacional”, “tolerancia cero”, que de una u otra forma hacer ver a un derecho penal simbólico, criminalizando a la pobreza o a aquellos que no estén a favor del sistema, considerándolos peligrosos.

El Derecho Penal del Enemigo como una tendencia del moderno derecho penal expansionista simplemente hace una división entre los habitantes de un determinado Estado: se configura un (equívoco) Derecho Penal para enemigos, y un (redundante) derecho penal para los ciudadanos. Obvimanete no de manera formal, pero subjetivamente se reducen las garantías de “individuos” que pueden ser peligros para la sociedad. Con éste derecho penal pareciera que se retrocede a lo que fue un derecho penal de autor (vigente en la époce del nacional socialismo), considerando a éste una contramarcha del Derecho Penal.

Como características del enemigo en el Estado a implementar este tipo de “derecho” se tiene que: el enemigo va a ser alguien que haya dejado el derecho conscientemente, lo haga de manera habitual, pero además tenga ciertas características ya no físicas, sino mas  organizativas que lo harán enemigo del polítoco, perdon, del Estado. Este “Derecho penal del enemigo deviene de políticas criminales duras y las ansias de poder distorsionado de los actores políticos al olvidarse del bien común, utilizando al derecho penal para solucionar problemas que no le competen.  

Es preocupante pues, que las ideas o sistema funcionalista del profesor JAKOBS, comienza a dar ya claras muestras de estarse aplicando en Estados “Democráticos” de derecho, que como se ha venido señalando, es usado cada vez mas por los gobernantes de diversos países para atacar los altos índices de delincuencia y legitimizar esta violencia, lo que si es un error, es que se pretende por parte de éstos, solventar carencias en política social y económica, con no cualquier derecho penal La expansión del Derecho Penal que toma como principal idea la de la protección de los bienes jurídicos Universales antes de los particulares consiste en:

-         la primera velocidad seria aquella en la que se apliquen penas y medidas de seguridad, respetando a ultranza las garantías del individuo (derecho penal clásico, carcel)

-         la segunda seria aquella en la que no habría pena privativa de la libertad, sino mas bien, habría sanciones que consistirían en multa (derecho penal de intervención)

-         y por ultimo la tercera, se contempla la flexibilización de las garantías(derecho penal del enemigo)A ellos, solo debo agregarle que los medios de comunicación juegan un papel interesante, al convertirse en instrumento de alarma social y así, transformarse en base para los discursos de emergencia y por ende para la expansión del derecho penal, y la creación de este moderno y rebelde derecho penal actual.

 OPINIÓN

La descripción que hace Cristian Rodríguez es muy acertada, por mi parte, considero que un claro elemento de esta contramarcha del derecho penal radica en la influencia de los medios de comunicación, que sensacionalizan los diferentes tipos de delitos, lo cual servirá al político y al legislador para la formulación de políticas criminales, que sustituyendo a las sociales, intentarán solucionar temas  no concernientes en materia penal. Es un error que se intente desinfectar una herida con barro, así, apoyo la noción de atacar a las causas mas que a los efectos, puesto que ello resultaría incluso un presupuesto que por mas elevado que resulte servirá para la posterioridad, en vez de malgastar dinero, o criminalizando la pobreza, o activando técnicas de control contra ciertos enemigos en cada esquina de un país.

Considero que es cosa de principios, tanto los propios del legislados y del político (ponerse la mano para un verdadero bien comun integrador), como los del Estado de Derecho Y los del Derecho, que tiene como base el Derecho Penal Clásico. Es cierto que pasaron muchos años y las cosas han cambiado, pero si la historia nos sirve para conocer el pasado, comprender el presente y con ello prevenir el futuro, deberíamos aprender de la historia (¿o queremos involucionar?) observar detenidamente el lapso de existencia de los regímenes totalitarios, comprender las graves violaciones de derechos fundamentales de los seres humanos y con el evidente fracaso de dichos regímenes, prevenir que en el futuro se pudiesen volver a presentar tales circunstancias. No busquemos solucionar con derecho penal aquello que es ajeno al derecho penal. 

5 comentarios to “Actuales tendencias del derecho penal: del garantismo al moderno derecho penal”

  1. betzaida Says:

    ante todo buenas tardes… quisiera agradecerles por tan valiosa pagina despues de tanto buscar por fin llegue a una pagina que me pudo ayudar en todo lo referente a mi trabajo…muchas gracias por tan valiosa guia

    • considero que el presente analisis del derecho penal del enemigo es una buena alterantiva que se deberia tomar en cuenta ya que al solo aplicar la pena privativa de libertad se esta retrocediendo a epoca de la venganza publica donde solo se trataba de castigar al delincuente, no obstante en nuestra ciudad (Guatemala) existe una saturación de presos sin condena recluidos en disntos centros de cumplimiento de penas, lo cual viene al vulnerar los derechos humanos de los hacinados en dichas caceles.

  2. chaparroguerra americo Says:

    excelente se pasaron en verdad

  3. Luis Alberto Says:

    ES UNA PAGINA DE GRAN VALOR AL APORTE DE QUIENES BUSCAN NUEVAS FORMAS DE CONTRIBUIR Y ENRIQUECER SUS CONOCIEMIENTOS, ES UNA PAGINA DE UN CONTENIDO EXELENTE DE MUCHA AYUDA.

  4. Tatiana Muñoz Says:

    Gracias por explicarnos de una forma mas siemple y excelente lo que en paginas y paginas muchos no lo pueden hacer, gracias por ser consizos y a la vez explicativos en su texto, se necesita mas gente como usted.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: